-GALERIA DE IMAGENES- .-Frases Celebres de Niños-. acido folico Actividades Actividades por la Infancia adopción Agresividad Ahorro alergias alimentación animales ANIVERSARIO Anorexia y Bulimia en Infantes Ansiedad Infantil Apego Autismo y Síndrome de Asperger Autoridad Baby Einstein baile bebe bebé Biberones Bloganiversario Boletines Oficiales Canciones Infantiles cansancio infantil Carnaval Cartel celos chupete coeducación Conductas de la Infancia control de esfinteres Crecimiento y Desarrollo Cuentos Decoración Infantil Depresion anaclitica Descargas Diabetes Dientes Disfraz Dislexia divorcio ecografía Educación educación sexual Educación Vial embarazo ESCUELA Estimulacion Temprana Familia Fantasias Infantiles Fertilidad fiebre Gripe A guarderias Guia Hermanos Higiene hiperactividad hospitalismo inmigración Integración internet iPad Juegos y juguetes la muerte Labio leporino/paladar hendido lactancia Lateralidad Lectura lenguaje Libros para niños Libros para padres Ludoteca Lunch madres Manualidades masajes del bebé masturbación infantil medicamentos Medio Ambiente Medios miedos infantiles Música Nanas Navidad nombres Noticias Nutriciòn Onicofagia pañal parto Pascua Peliculas Infantiles personalizar Piojos Plástica Infantil prematuros Premios Psicomotricidad. Reciclaje recien nacido regalos Revistas Riesgos Infantiles ropa salud Seguridad shantala Sindrome de Rett Sindrome Down sobreprotección Sociedad solicitudes Sorteos STRESS sueño infantil Tabaco TDAH televisión Tercer Mundo TRANSTORNO BIPOLAR Vacaciones vacunas Videos vinilos Vuelta al Cole

Asperger: mal que ataca la sociabilización

El síndrome no presenta rasgos físicos y los síntomas aparecen en la infancia

"A los 3 meses, Steven usaba el andador y dejó la leche materna. A los 6 meses, caminaba con dificultad y al año dejó el pañal. Su desarrollo iba bien hasta que a los 2 años tuvo convulsiones", contó sorprendida Marlene (nombre ficticio), cuyo hijo padece el síndrome de Asperger.

La enfermedad, considerada como una variación del espectro autista, se caracteriza por la dificultad que tienen los pacientes para sociabilizar y comunicarse.

"Nunca me cuenta lo que le sucede o si algo le molesta. Yo debo notar sus cambios de actitud para saber que algo esta mal", comentó la mujer.

Según el neurólogo infantil Carlos Bimos, este síndrome afecta con mayor frecuencia al género masculino. "Por cada cuatro niños enfermos, una niña es diagnosticada", aseguró.

El desarrollo es normal los primeros años


A decir de la psicoterapeuta Luz Manzano, los niños con este síndrome tienen un desarrollo normal durante los primeros años, hasta que -en alguna etapa- el progreso se detiene y aparecen los primeros síntomas.

"Tienen dificultad para relacionarse y tienden a jugar solos. Además, muestran una conducta repetitiva como jugar solo con sus manos, siempre con el mismo juguete -pese a que tienen varios- o tienden a practicar el mismo juego", explicó.

De ese modo, la enfermedad suele aparecer entre los 3 y 5 años de edad. Lo importante es acudir de forma oportuna a un especialista, que puede ser un pediatra, un neurólgo infantil o un psicólogo pediatra, añadió Manzano.

Debido a que el daño se produce en el sistema nervioso central (cerebro), no existen rasgos físicos que denoten la enfermedad. Por ello, es imprescindible que los padres y las parvularias evalúen el desarrollo del niño, señaló Bimos. Tal condición se vería reflejada en la dificultad que presenta el menor para expresarse y demostrar sus sentimientos. "En ocasiones, vemos películas de suspenso que a mí me atemorizan pero él no se inmuta. Su actitud es igual con el dolor o con la evasión de peligros", dijo Marlene. (GM)

Tratarlos desde su individualidad


Pese a la deficiencia en destrezas de sociabilización que existen en los niños con Asperger, los especialistas han detectado que sí poseen ciertas habilidades. "Tienen un razonamiento sofisticado y una memoria excelente. Es común que sean expertos en las áreas de su interés como la música, el dibujo, la lectura o las matemáticas", asegura Manzano.

Por ello, la especialista recomienda que no hay que obligarlos a mantener contacto con la gente. "El rol de la familia es fundamental para el paciente, pues esta debe comprender la condición del pequeño y acoplarse a su personalidad", manifiesta.

Lo mismo debe ocurrir en la escuela, dice Manzano. "Las profesoras deben entender que el comportamiento de los menores que padecen esta condición es diferente. Por ello, deben trabajar desde su individualidad, sin obligarlo a que comparta con sus compañeros si no está de acuerdo", añade.

Fuente: 12/Marzo/2009 http://www.hoy.com.ec

1 comentario:

Perro dijo...

Muy interesantes, gracias por compartir. Besitos