-GALERIA DE IMAGENES- .-Frases Celebres de Niños-. acido folico Actividades Actividades por la Infancia adopción Agresividad Ahorro alergias alimentación animales ANIVERSARIO Anorexia y Bulimia en Infantes Ansiedad Infantil Apego Autismo y Síndrome de Asperger Autoridad Baby Einstein baile bebe bebé Biberones Bloganiversario Boletines Oficiales Canciones Infantiles cansancio infantil Carnaval Cartel celos chupete coeducación Conductas de la Infancia control de esfinteres Crecimiento y Desarrollo Cuentos Decoración Infantil Depresion anaclitica Descargas Diabetes Dientes Disfraz Dislexia divorcio ecografía Educación educación sexual Educación Vial embarazo ESCUELA Estimulacion Temprana Familia Fantasias Infantiles Fertilidad fiebre Gripe A guarderias Guia Hermanos Higiene hiperactividad hospitalismo inmigración Integración internet iPad Juegos y juguetes la muerte Labio leporino/paladar hendido lactancia Lateralidad Lectura lenguaje Libros para niños Libros para padres Ludoteca Lunch madres Manualidades masajes del bebé masturbación infantil medicamentos Medio Ambiente Medios miedos infantiles Música Nanas Navidad nombres Noticias Nutriciòn Onicofagia pañal parto Pascua Peliculas Infantiles personalizar Piojos Plástica Infantil prematuros Premios Psicomotricidad. Reciclaje recien nacido regalos Revistas Riesgos Infantiles ropa salud Seguridad shantala Sindrome de Rett Sindrome Down sobreprotección Sociedad solicitudes Sorteos STRESS sueño infantil Tabaco TDAH televisión Tercer Mundo TRANSTORNO BIPOLAR Vacaciones vacunas Videos vinilos Vuelta al Cole

LA VUELTA AL COLE, UN REGRESO SIN TRAUMAS!


Un poco de previsión y un mucho de atención y cariño pueden paliar el disgusto y la dificultad del retorno a la rutina escolar tras las vacaciones

El final de las vacaciones y la vuelta a la rutina no sólo afectan a los adultos. Los niños también sufren una etapa delicada con el regreso al colegio o el inicio de la guardería. La incorporación a las aulas después de tres meses de vacaciones causa problemas de adaptación al 5% de niños y niñas de entre 3 y 8 años.

La recuperación del ritmo de clases y estudio se convierte, en especial para los más pequeños o de quienes que acuden al colegio por primera vez, en la asignatura más difícil del curso. Aunque no hay fórmulas mágicas, es posible suavizar esta particular "operación retorno".

Preparación previa
- Visite con el niño el centro escolar antes de que empiecen las clases, y preséntele a su profesora para que sepa con quién se va a quedar. Le ayudará a familiarizarse y a no sentirse tan extraño el primer día.
- Si tiene edad para entenderlos, léale cuentos sobre niños y niñas que empiezan la escuela, papás y mamás que se van a trabajar y vuelven después a recoger a sus hijos, y sobre actividades en la guardería o el cole.
- Cuéntele sus propias vivencias infantiles. Cuando las recuerde y las relacione con las suyas, se sentirá más tranquilo en su nuevo entorno.
- Explíquele detenidamente todo lo que le espera en ese primer día de clase, en ese nuevo curso.
- Deje que su hijo o hija le expliquen sus temores y necesidades.
- Plantéele la asistencia como una obligación, y a la vez como un privilegio. Por ejemplo: "¡Qué suerte que puedes ir al cole!". No le amenace con "ya verás ya, cuando vayas al cole", de manera que lo relacione con algo negativo y desagradable.
- Unos días antes, y en la medida de lo posible, empiece a acostumbrarle a los nuevos horarios que tendrá en la escuela: hora de levantarse, de comer, de dormir la siesta, de merendar, etc.
-Si aún es pequeño y tiene costumbre de dormir siesta, y el cole no ofrece esta alternativa, es el momento de empezar a prescindir de ella.
-Prepare con su hijo o hija la cartera y todo el material necesario para el curso. Ojee con él los nuevos libros de texto para que se familiarice con ellos y despierte el interés por usarlos.


EL GRAN DÍA
Es muy recomendable que el primer día de colegio acompañe a su hijo o hija. Hay que hacer lo posible para que sea un día alegre.

-Si es su primer día en un colegio nuevo, trate de que llegue de los primeros. Así verá aparecer a todos los compañeros y no se sentirá tan observado como si se presenta el último.
- Muestre alegría. Si le ve llorar o nota algo de tristeza, volverá su desconfianza y sensación de abandono. Sentirá que le está dejando en un lugar malo.
- No alargue el momento de la separación. Sea afectuoso, pero sin excesos, y breve. Aunque su hijo o hija lloren o griten, la despedida debe ser rápida y sin dramatismos, de lo contrario aprenderán a usar las pataletas como estrategia para alargar la entrada a clase.
- En ningún caso les prometa cosas que no vaya a cumplir, como "¡Voy a aparcar el coche y vuelvo!". Si el niño o la niña se sienten engañados, es más difícil que confíen en usted.
- Cuando le vaya a recoger sea muy puntual. Puede sentirse abandonado al ver cómo se sus compañeros de clase.
- Si ve que tiene los ojos enrojecidos de llorar, no haga ningún comentario compadeciéndole. Sólo conseguirá que siga llorando en el cole, esperando a su mamá o papá salvador.
- Hágale comentarios presuponiendo que se ha portado muy bien, y remarcando las ventajas de haber ido al colegio, como si de un privilegio se tratara.

La rutina de la adaptación
- Aproveche los fines de semana que todavía quedan del verano para disfrutar haciendo cosas divertidas. Organice actividades de ocio, y no rompa con la rutina veraniega de golpe.
- Aunque al principio los llantos son normales, permanezca en contacto directo con el profesorado para saber cómo se desarrolla el período de adaptación, si el niño o la niña participan en las actividades y si, en general, se integran adecuadamente. De lo contrario, deberá buscar la mejor forma de ayudarles a conseguirlo. Algunos niños y niñas pueden necesitar incluso un trimestre para adaptarse.
- Hasta que haya superado el período de adaptación, conviene que la asistencia a la escuela sea lo más rutinaria posible: mismos preparativos, misma hora de llegada y de recogida...
- En el periodo de adaptación hay que hacer lo posible por llevarle todos los días. No debe dejar de acudir a clase de forma habitual, porque puede tardar más en adaptarse.
- Fuera del horario lectivo, intente que quede con algún compañero de colegio. Ver a sus amigos y amigas de la escuela infantil en otros lugares (el parque, la casa, etc.) aumentará su deseo de reencontrarse con ellos en clase.
- Dedíquele todo el tiempo que pueda los primeros días, y prepare por la tarde la vuelta al día siguiente, para que cada mañana no se convierta en un disgusto.
No le deje trasnochar. Un niño fatigado tiene más problemas de comportamiento y mayores dificultades de adaptación.
- Levántele con antelación. Ir con el tiempo justo por las mañanas provoca nerviosismo en el niño. Y más si es de los que se despiertan de mal humor.
Muestre interés por sus avances. Pregúntele por la escuela en momentos tranquilos, durante la noche o en la hora del baño, pero no le fuerce a hablar.