-GALERIA DE IMAGENES- .-Frases Celebres de Niños-. acido folico Actividades Actividades por la Infancia adopción Agresividad Ahorro alergias alimentación animales ANIVERSARIO Anorexia y Bulimia en Infantes Ansiedad Infantil Apego Autismo y Síndrome de Asperger Autoridad Baby Einstein baile bebe bebé Biberones Bloganiversario Boletines Oficiales Canciones Infantiles cansancio infantil Carnaval Cartel celos chupete coeducación Conductas de la Infancia control de esfinteres Crecimiento y Desarrollo Cuentos Decoración Infantil Depresion anaclitica Descargas Diabetes Dientes Disfraz Dislexia divorcio ecografía Educación educación sexual Educación Vial embarazo ESCUELA Estimulacion Temprana Familia Fantasias Infantiles Fertilidad fiebre Gripe A guarderias Guia Hermanos Higiene hiperactividad hospitalismo inmigración Integración internet iPad Juegos y juguetes la muerte Labio leporino/paladar hendido lactancia Lateralidad Lectura lenguaje Libros para niños Libros para padres Ludoteca Lunch madres Manualidades masajes del bebé masturbación infantil medicamentos Medio Ambiente Medios miedos infantiles Música Nanas Navidad nombres Noticias Nutriciòn Onicofagia pañal parto Pascua Peliculas Infantiles personalizar Piojos Plástica Infantil prematuros Premios Psicomotricidad. Reciclaje recien nacido regalos Revistas Riesgos Infantiles ropa salud Seguridad shantala Sindrome de Rett Sindrome Down sobreprotección Sociedad solicitudes Sorteos STRESS sueño infantil Tabaco TDAH televisión Tercer Mundo TRANSTORNO BIPOLAR Vacaciones vacunas Videos vinilos Vuelta al Cole

La fijación de menores con Internet

Internet ha cambiado los hábitos de niños y adolescentes, y ha desconcertado a padres y educadores. Chicos que pasan horas videojugando, niñas que chatean cuando su familia duerme... Ni cortándoles los cables del ordenador es posible desconectarlos. Se saben lo del Wi-Fi. La consultora valenciana Mar Monsoriu lleva años estudiando estos profundos cambios en el mundo educativo familiar.

En su libro Técnicas de hacker para padres describe la creciente dependencia de Internet de los menores, sin que la mayoría de adultos lo sepan o les importe. "Entre los niños de 10 años el acceso a Internet puede ser casi del cien por cien. Se conectan desde sus casas, las de sus amigos o familiares, o desde el trabajo de los padres. Los niños son expertos en buscarse la vida para acceder a Internet", asegura Monsoriu.

Consecuencia de ese afán son los casos de que trata el Proyecto Hombre de Valencia: "Chavales que se pasan más de 12 horas de cara a un videojuego y chicas obsesionadas por el Messenger que se levantan de madrugada para chatear cuando sus padres duermen. Estadística en mano, hay un incremento de la adicción al ordenador, Internet, los videojuegos y el móvil en menores de todo el mundo".

En sus entrevistas con niños, Monsoriu ha descubierto cosas tan sorprendentes como que un chico a quien otros hagan la vida imposible en la Red preferirá callarse. "Creen que los padres se pondrán histéricos, que no van a ser capaces de resolverles el problema y lo único que harán será quitarles Internet o el móvil", afirma.

El ciberacoso escolar es el principal problema, por delante de la pederastia: "Un señor de Zaragoza me explicó que su hijo empezó a no querer ir al colegio y estar triste. Por lo visto, un compañero de clase le insultaba brutalmente por el Messenger. Él lo bloqueaba, pero el ciberacosador se ponía de nuevo en contacto usando los nombres de usuario de otros compañeros".

La mensajería instantánea es una fuente constante de sustos para los niños y también para las madres; por ejemplo, una descubrió que su hijo tenía dos carpetas de contactos, una llamada Amigos y otra Desconocidos. "Es algo normalísimo", aclara Monsoriu. "El número de contactos se asocia a la popularidad".

"La mayoría de los padres y profesores no saben qué es una red social, ni que sus hijos cuentan su vida minuto a minuto en Twitter", dice la investigadora. La cosa tampoco mejora si los padres saben de Internet. "No se les pasa por la cabeza que su hija se desnude ante una webcam. Todos piensan: 'Mi hija, no".

Puestos a ignorar, los adultos ignoran cómo castigar. Si antes se castigaba a los niños sin salir de casa, ahora se les castiga a irse, para que no estén ante el ordenador. Algo también equivocado, según Monsoriu: "Especialmente en chicos de más de 13 años. Se irán a un cibercafé o locutorio o buscarán una señal Wi-Fi desprotegida de algún vecino".

La razón de fondo de este descontrol es, según Monsoriu, "la falta de comunicación con sus padres y que éstos no den a sus hijos el apoyo y las directrices educativas necesarias. Algunos esperan que sus hijos se autoeduquen en el uso de la tecnología. También, en algunos casos, a los profesores les falta formación. La net-etiqueta debería formar parte de Educación para la Ciudadanía".